World Socialist Web Site www.wsws.org

WSWS : Español

Mineros chilenos declaran huelga contra la mina de cobre más grande del mundo

Por Rafael Azul
15 Agosto 2011

Utilice esta versión para imprimir | Email el autor

El 21 de julio, 2,375 mineros de la mina de cobre Escondida, en el norte de Chile, abandonaron sus puestos de trabajo por la violación administrativa de las bonificaciones y la disposición de horas de trabajo. Cinco días después se unieron a la huelga unos 9,000 obreros tercierizados, quienes son empleados por subcontratistas por salarios y beneficios más bajos. Ellos exigen un 30 por ciento de lo que se logre obtener por parte de la huelga.

BHP Billiton, una corporación trasnacional anglo-australiana, encabeza el conglomerado que es dueño de Escondida, la mina de cobre más grande del mundo. La semana pasada, la administración de BHP rechazó una mediación ofrecida por las autoridades del Ministerio de Trabajo y se rehúsa a considerar las demandas de los mineros a menos que retornen a sus trabajos. La corporación ha amenazado con demandar a los huelguistas ante el poder judicial, el primer paso antes del uso de los rompehuelgas.

El sindicato de los mineros (FM), el cual representa a 11,000 trabajadores mineros en las minas privatizadas, realizó inicialmente un llamado por una huelga de 24 horas. Sin embargo, durante una reunión de miembros en la cafetería de la mina, grupos de mineros empezaron a cantar "¡A morir!", el mismo eslogan de una huelga del año 2006 que duró por 25 días.

Los trabajadores se encuentran enojados por la actual bonificación de productividad de $193, el cual se encuentra muy por debajo de los $647 del año pasado. Además de un aumento en la paga por productividad, los trabajadores están exigiendo bonificaciones de $10,750 por ganancias; la administración ha ofrecido tan solo $6,100. A nivel mundial, la industria del cobre se beneficia de los precios récord del cobre.

En conjunto, ambas demandas ascienden a $26 millones y representan una cantidad minúscula de las ganancias extraordinarias. De acuerdo a un estimado de la industria, BHP podría satisfacer las demandas de los mineros con menos de lo que obtiene en un día de producción.

Colin Becker, un analista minero en PriceWaterHouseCoopers en Santiago, advirtió sobre el "precedente extremadamente peligroso" que los mineros estaban estableciendo. "Escondida es la más grande mina en Chile", Becker declaró, "así que es un punto de referencia también". Si el gigante de los cobres cede a las demandas, advirtió, "podrás ver esto difundirse a otras minas". Los dueños de la mina deben permanecer firmes y "no negociar ningún capricho y no permitir que el mismo ciclo se reproduzca."

Mientras tanto, el sindicato anunció un acuerdo con BHP; pero, a pesar de ello, los mineros votaron el viernes por un margen de 96 por ciento en rechazo de la capitulación y por la continuación de sus demandas.

El gobierno derechista de Sebastián Piñera y la administración de Escondida consideran a la huelga ilegal porque está tomando lugar afuera de las negociaciones colectivas. Bajo el reaccionario código laboral chileno, en gran parte un legado de la dictadura de Pinochet, los trabajadores involucrados en las denominadas huelgas ilegales pueden ser reemplazados después de 48 horas.

El sindicato FM ha declarado que cerrará todas las minas de propiedad privada si algún trabajador es reemplazado. Hasta ahora el gobierno chileno no ha intervenido y confia en el sindicato para hacer desgastar y desanimar a los huelguistas.

La burocracia de FM se he encargado de aislar la lucha, pues tan sólo ha hecho un llamado por una huelga de un día en Collahuasi, la tercera mina de cobre más grande del mundo, el pasado Sábado 30. Reuters reportó que al limitar la huelga a 24 horas "se calmaron los miedos de un contagio" en círculos empresariales.

Cientos de mineros huelguistas de Collahuasi marcharon a través de las calles de la ciudad chilena norteña de Iquique portando carteles que exigían decentes condiciones de salud y seguridad y la re-nacionalización de minas de cobres de propiedad privada. Seis meses atrás, los mineros de Collahuasi llevaron a cabo una huelga que duró un mes.

La huelga de los mineros de cobre toma lugar tras las masivas protestas estudiantiles en defensa de la educación pública y de una huelga de un día por trabajadores de cobre en la estatizada Corporación Codelco debido a la cautelosa privatización de la firma. Chile es el líder mundial en producción de cobre.

Escondida produce más de un millón de toneladas de cobre anualmente. La actual huelga está reduciendo por 3,000 toneladas al día el suministro de cobre mundialmente. La huelga de Escondida ha ayudado al alza de los precios de una libra de cobre al casi récord de $4,50, muy por encima del precio minimo de $3,85 en lo que va del año.

El aumento de precios en un casi 50 por ciento desde agosto del 2010 ha resultado en ganancias récord para los carteles mineros trasnacionales que dominan la producción de cobre global, incluyendo BHP Billington. Las masivas ganancias coexisten paralelamente con la pobreza y la falta de cuidado sanitario y médico para los mineros y sus familias.

Los estándares de vida y las condiciones de trabajo para los mineros chilenos siempre han sido paupérrimos.

Muchos de los pueblos mineros en el norte chileno no tienen viviendas o carreteras adecuadas y ni siquiera agua potable. El crack financiero del 2007-2008 resultó en el colapso de los precios de cobre y el despido de unos 14,000 mineros. Los precios se han recuperado pero el desempleo aún no retorna a los niveles previos al 2007.

Con estas acciones laborales los mineros chilenos se unen a la resistencia global de los mineros de cobre en Australia, Indonesia, Zimbabwe y Sudáfrica por la defensa de sus estándares de vida y las condiciones de trabajo. El 28 de julio en Sudáfrica 250,000 mineros de oro cerraron las minas de Sudáfrica en protesta por los salarios. Las huelgas también están afectando a las minas de carbón y diamante en ese país minero.

El 13 de julio, 8,000 mineros indonesios de cobre y oro terminaron una huelga de 10 días en la región Papua de Indonesia.

La huelga de Escondida se produjo un día después de una huelga de 24 horas de 50,000 mineros de cobre y trabajadores terciarizados de Codelco, quienes protestaban por la reestructuración de la compañía estatizada. Las protestas fueron programadas para que tomen lugar en el cuadragésimo aniversario de la nacionalización de la industria de cobre bajo la administración del gobierno del presidente Salvador Allende. Se espera que la pendiente "reestructuración" lleve a la destrucción de empleos en las minas públicas.

Mientras que el gobierno chileno niega que intente privatizar a Codelco, ha indicado su intención de vender la mina de cobre Gabriela Mistral, una mina de cobre relativamente nueva.

Los mineros sospechan que con esta reestructuración el gobierno tiene la intención de hacer las minas gubernamentales atractivas para el capital internacional. La huelga de Codelco fue la primera huelga en 18 años involucrando a todos los trabajadores de la compañía. Los funcionarios sindicales de Codelco declararon la semana pasada que la huelga podría ser renovada.

 



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved